Author - Luis Gomez De los rios

RAP BANG CLUB: LO QUE TODOS ESPERABAMOS DEL HIP HOP COLOMBIANO

RAP BANG CLUB:

LO QUE TODOS ESPERABAMOS DEL HIP HOP COLOMBIANO

Antes de iniciar el artículo lanzaremos una pequeña predicción:

El Rap Bang Club será el sello del hip hop Colombiano y el mayor exponente del género perteneciente de éste país. Si señores, así es y nos disculparán aquellos fanaticos de La Etnia, Tres Coronas y Alcolyricoz pero la historia del rap en Colombia aunque muchos creen que ya se ha escrito, realmente apenas comienza a mostrar una introducción.

Como dato curioso el rap a Colombia no llego en forma de vinilos, casetes o rimas, el rap llego en forma de imágenes por medio de películas a mediados de los ochentas como “Beat Street” las cuales retrataban la realidad de los barrios marginados en Nueva York, en que contexto convivían los habitantes y como canalizaban las problemáticas a través de exposiciones de arte y creatividad como el graffiti, el break dance y el scratch.

Por supuesto captó la atención de centenares de jóvenes entre 12 y 20 años que decidieron comenzar a crear sus rimas y producir sus beats, al combinar eso con la realidad Colombiana de los 90s, narcotrafico, terrorismo y corrupción nació una propuesta de rap proveniente de las grandes ciudades del país lleno de crítica gubernamental y básicamente todo tipo de “consciencia urbana” sobre pistas de boombap.

Hasta el momento, bien. La movida se estaba formando, habían personas interesadas, los toques se empezaron a llenar y surgieron propuestas que buscaban unir a los grafiteros y breakdancers en torno al arte y a la inclusión social tal como lo hacían las grandes ciudades representantes de la cultura a nivel mundial.

Para 1996 ya el Hip Hop era considerado un movimiento en auge tanto así que surgió una inciativa que le dio un espacio propio para quienes compartían sus creencias, nace “Rap al parque” como una iniciativa de Antanas Mockus, en ese entonces el actual alcalde de Bogotá.

Si marcamos ese hito como el punto de partida del hip hop en Colombia significa que han pasado 22 años, si nos preguntas que ha pasado en estos 22 años la respuesta para nosotras va ligada completamente a un estancamiento creativo dentro de los artistas del género que los lleva a mantener el rap como una música de nicho, perteneciente al barrio y excluyendo de forma indirecta a cualquier otro oyente, han ido y venido una cantidad significativa de agrupaciones de rap pero muy pocos han inyectado energía a la industria, pocos han sido propositivos y la inmensa mayoría sigue completamente arraigados a sus referentes de los 90s mientras los sonidos van evolucionando, el oído del público se vuelve más sofisticado y países vecinos como Venezuela han hecho del género una industria multimillonaria y han sacado adelante su bandera por medio de producciones musicales de calidad..

Justo acá es donde nace Rap Bang Club, llenando un espacio en blanco dentro de la industria en Colombia, buscando expandir el mercado hacia nuevos oídos, donde no importa tu edad o tu estrato social o si vienes de colegio “pupi” o no, todos pueden ser Rap Bang Club Creyentes cuando están cabeceando al ritmo de la misma pista.

¿Como lo hacen ?

A través de una propuesta musical que busca unir ritmos de soul y funk con sintetizadores y 808’s que no te permitirán dejar de mover la cabeza. Todo conjugado por medio de 2 artistas que se complementan de forma perfecta tanto en tarima como en estudio y comparten mensajes de optimismo, en ocasiones de crítica pero sin temor a simplemente dejar todo a un lado y poner al público disfrutar. Pero no nos adelantemos, primero lo primero…

¿Quienes son el Rap Bang Club?

Según su cuenta de Spotify:

“El RAP BANG CLUB es un colectivo enfocado en el Rap que nace a comienzos de 2016, fundado por Karin Livingston (Karin B.) y Daniel Acosta (Pezcatore).

La suma de dos maestros hace del RAP BANG CLUB una logia de expertos, diestros en la ciencia de hacer música. Música que no sólo se escucha, se ve. Altera los sentidos de quien se hace participe y, si usted ya se dejó envolver por este desfogue de energía, ya es MIEMBRO de este club.”

Fuente: Spotify Latam-Rap Bang Club

Spotify: Rap Bang Club

Desde comienzos del 2016 Karin B. y Pezcatore han abarcado un terreno considerable, lanzando su primer álbum de estudio llamado One Takes, Vol. 1, más de 10 sencillos, colaboraciones con artistas como Martina La peligrosa, Jona Camacho, Norick y Nanpa Basico e incluso otros grandes exponentes del género como el Venezolano Akapellah con quien grabaron un featuring para el muy reciente EP “Venus” el cual les abrió las puertas para dar su primer show en Hip Hop al parque el 6 de Octubre del 2018.

El EP “Venus” es su más reciente proyecto y nos atreveríamos a decir que el más arriesgado también, lanzado en todas las plataformas digitales el día 28 de Septiembre, Venus es una propuesta que rompe con todos los paradigmas del Hip Hop Colombiano y escribe una nueva historia para el Rap Bang Club, solidificando su marca, fidelizando a sus oyentes y convenciendo una vez más al público que cualquiera puede ser un Rap Bang Club creyente.

Aprovechamos la entrada para invitarlos a todos a escuchar la música de R.B.C si aún no lo han hecho, a creer en el hip hip como movimiento y a tenerle esperanzas al rap Colombiano.

Les dejamos el link de Spotify y las redes sociales de Rap Bang Club.

logo 2-02
Read more...

ESPÍRITU LIBRE- DE VANCOUVER A LA PATAGONIA EN BICI

ESPIRITU LIBRE

DE VANCOUVER A LA PATAGONIA EN BICI

Hay quienes nacen para morir y otros que nacen para contar una historia, dejar un legado y trazar un camino.

El es Martjin Doolard un viajero/fotógrafo/diseñador gráfico de origen holandés que sacó un poco de su tiempo para sentarse a hablar con el equipo de Cloud Ten acerca de su hazaña y de paso posar con algunas piezas de la nueva colección de camisas junto a su bicicleta.
Martjin es uno de las pocas personas en el mundo que asumió el reto de viajar en bicicleta desde Vancouver, Canadá hasta la Patagonia, Argentina.

¿La razón?
El 16 de Abril de 2015 Martjin salió de su natal Holanda en bicicleta con el fin de salir de su zona de Comfort, aventurarse a lo desconocido y decidido a vivir cada día completamente diferente al anterior. El resultado fue llegar a Singapur un año después con un libro escrito y como si fuera poco, una película producida la cual decidió llamar “One Year on a bike” (pueden comprar tanto la película como el libro en los siguientes links: libro , pelicula) pese al cansancio, Martjin solo tenía un pensamiento en la cabeza el cual fue el principal motivante de ésta nueva aventura.

Foto tomada por Jonny Bautista

“Mientras mas viajas, más te de das cuenta de lo poco que has visto”

Así que empaco su mochila, su bicicleta y tomo un avión a Vancouver donde comenzó a pedalear hacia el sur, atravesando parte de Canadá, Estados Unidos y Mexico, ahí se encontró con el mayor obstáculo del viaje, su bicicleta, su único método de transporte y protagonista del viaje fue robada, siendo obligado a permanecer 3 meses en el país. Pero en vez de quedarse con los brazos cruzados, aprovecho el tiempo para hacer amigos, conocer las profundidades del DF y tomar fotos de personas en la cotidianidad de la capital la cual admite es otra de sus grandes pasiones, además saco provecho del reconocimiento que le habían generado su primera película para conseguir un patrocinador de su nueva bicicleta.

Foto tomada del blog Espiritu libre

Y así fue como continuó atravesando Centro America hasta llegar a Panama, frontera con Colombia donde se vio obligado a tomar un avión con su bicicleta para sobrevolar la impenetrable selva del Darién y llegar directamente a Bogotá donde lo pudimos contactar para tener una larga charla, acerca de la mentalidad del viajero, la “Americanidad” y que nos compartiera algunas historias de su aventura mientras recorríamos las calles de la Candelaria buscando buenos lugares para hacer fotos de la nueva colección de camisas.

Martjin seguirá en Bogotá posiblemente hasta finales de Septiembre antes de empezar a pedalear hacia el sur para entrar en territorio Ecuatoriano pero admite que no le interesa comprometerse a una fecha, tal y como lo ha demostrado con su historia, la vida no es para cumplir un horario sino para seguir tu instinto y responder a las señales que ella misma te da. Así que todo dependa de que nuevos lugares encuentre y que amigos haga.

Si desean seguir de cerca la historia de Martjin pueden encontrarlo en Instagram:

Foto tomada por Jonny Bautista

Foto tomada de la entrada “Meeting the mayas” en el blog Espiritu Libre

“One of the things I always try to tell people is don’t be afraid, don’t think about it to much, I’ve been in places where the locals are like don’t do it, it’s too dangerous but I don’t care, i do it and have a great time, i get to see the best places and meet awesome people” – Martjin Doolaard

Si te gustó ésta historia, compártela con tus amigos y familiares.


Apoya los viajes de Martjin comprando su libro y pelicula

Read more...
Translate »
Chat